Opúsculos, discusiones y discursos

A Gabino Barreda le tocó vivir un oscilante y convulso siglo XIX, sediento de doctrinas que legitimasen un nuevo orden social, entonces seriamente cuestionado, que pusiese fin a vaivenes políticos y sociales. Sin Barreda no se puede comprender la evolución de la educación y el pensamiento mexicanos; introdujo y propagó el positivismo en México y perfiló la preparatoria, los estudios profesionales y el laicismo. Por este motivo recibió no pocos ataques de diferentes actores de la sociedad, que lo acusaban de fomentar una educación inmoral. Si bien publicó de forma desperdigada en periódicos como El Federalista y El Siglo XIX, su pensamiento irradió en más de una generación de colegas y adeptos. Opúsculos, discusiones y alegatos reúne ciertos de sus textos representativos, donde la polémica y la férrea convicción de Barreda, ya en favor de la educación o bien el positivismo, son los instrumentos de su intelecto. Un pasaje de la Oración cívica, pronunciada en Guanajuato el dieciseis de septiembre de mil ochocientos sesenta y siete, bien puede servir como un ejemplo de aquello que incitaba su espíritu y su personalidad: “Que en adelante una plena libertad de conciencia, una absoluta libertad de exposición y de discusión dando espacio a todas y cada una de las ideas y campo a todas y cada una de las inspiraciones, deje diseminar la luz por todas y cada una partes”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*